Ciudad Mujer Honduras

Servicios Virtuales MAI

Atención infantil en tiempos de COVID-19

Webinar (26 de junio de 2020)

Tegucigalpa (Francisco Morazán). ¿Qué tan vulnerables son los niños ante el COVID-19? ¿El virus se comporta igual en niños que en adultos? ¿Deben las madres seguir con las consultas médicas de rutina de sus hijos aún durante la cuarentena? ¿Deben usar mascarilla sin importar la edad?

La doctora Ingrid Arambú, oncóloga pediatra, quien laboral en la Unidad de COVID-19 del Hospital María de Especialidades Pediátricas, respondió a estas interrogantes a través de un webinar organizado por el Programa Presidencial Ciudad Mujer.

La doctora explicó que un virus es un agente infeccioso microscópico que solo se reproduce dentro de las células de otros organismos y que el coronavirus es familia de virus que pueden causar enfermedades; se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias leves o graves, como el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS).

“Los coronavirus no son un virus nuevo”, aclaró, “pero no habíamos visto uno con la agresividad que está presentando el actual, denominado COVID-19”.

Riesgo de contagio

Basándose en investigaciones, la doctora Arambú explicó por qué los riesgos de contagio se pueden ver incrementados en los niños, “esto se debe a que hay mayor cantidad de asintomáticos, los niños ameritan de un cuidador, no controlan emisiones, no es fácil el control de contactos, también ellos comparten juguetes y otro aspecto es el riesgo al personal de salud, en relación a los cuidados en las clínicas”.

Respecto a la epidemiología en la población pediátrica, la especialista explicó que los niños no sufren una afectación tan grave como algunos pacientes adultos; sin embargo, el 60% de los niños afectados presentan neumonía y el 15% son asintomáticos.

En relación a los síntomas, los más comunes en los niños son los siguientes: fiebre (56%), tos (54%), dificultad respiratoria (13%), dolor muscular (23%), congestión nasal (7.2%), dolor de garganta (24%), dolor de cabeza (28%), náuseas/vómito (11%), dolor abdominal (5.8%) y diarrea (13%).

Perder o no las citas médicas

La doctora Arambú le aconsejó a las madres llevar a consulta a sus hijos si presentan algún síntoma respiratorio, en este caso se les debe realizar un triaje y una prueba rápida. “Si están asintomáticos y no es una emergencia, es mejor no llevarlos, porque los expondrá innecesariamente a lugares donde se pueden contagiar del virus”.

Uso de mascarilla en los niños

Según la doctora, el uso de la mascarilla en los infantes depende de varios factores. Tome nota.

Sí deben usar mascarilla cuando: son mayores de seis años; si hay contacto con personas con síntomas respiratorios, diarreas y vómitos; si están en ambientes cerrados; si hay inmunosupresión: cáncer, enfermedad inmune, renales, cardiopatías.

No deben usar mascarilla cuando: son menores de dos años; si se le dificulta respirar con la mascarilla; si no es capaz de quitársela solo y si mantiene la distancia recomendada.

“Los niños entre dos y seis años deben estar familiarizados con el uso de la mascarilla, esta debe colocarse adecuadamente, cubrir la nariz, la boca y hacer sello”, recomendó la doctora, tomando en cuenta las recomendaciones de la Asociación Pediátrica Hondureña, que se basan en las Guías de la Academia Pediátrica y la Asociación Española de Pediatría.

Implicaciones psicológicas y legales del trabajo infantil

Webinar (11 de junio de 2020)

Tegucigalpa (Francisco Morazán). ¡El trabajo infantil debe ser erradicado! Así de enfáticas se pronunciaron las dos especialistas invitadas el webinar organizado por el Programa Presidencial Ciudad Mujer en el marco del 12 de Junio, fecha en la que se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Las exponentes fueron la licenciada Patricia Alvarado, psicóloga de la Fiscalía Especial de Protección a la Niñez, y la abogada Ela Paredes, jefa de la Fiscalía Especial de Protección a la Niñez.

El concepto de trabajo infantil según el convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo es todo tipo de trabajo que por su naturaleza o intensidad es perjudicial para la escolaridad de los niños o perjudica su salud o desarrollo.

Según explicó Patricia Alvarado, psicóloga de la Fiscalía Especial de Protección a la Niñez, “el trabajo infantil interfiere con el horario escolar de las niñas y niños o le obliga a abandonar la escuela de forma prematura, ya que no tienen tiempo para los estudios”.

La psicóloga agregó que toda actividad que entorpezca el normal desarrollo de un niño se considera como un atentado a sus derechos, y detalló que se estima que unos 216 millones de niñas y niños entre 5 a 17 años realizan trabajos peligrosos, según datos de UNIFE (2010).

¿Por qué no deben trabajar los niños?

El trabajo no le permite al menor ser una niña o un niño, por ejemplo, no le da espacio para la actividad lúdica, básica para su desarrollo social. El trabajo atenta contra sus derechos fundamentales y puede poner en riesgo su salud mental y física, porque existen labores que entorpecen el normal crecimiento y atrofian su cuerpo.

Consecuencias del trabajo infantil

Según Alvarado, el trabajo infantil tiene múltiples consecuencias.

A nivel físico: enfermedades crónicas, retraso en el crecimiento, agotamiento físico, abusos físicos y psíquicos, están expuestos a infecciones a causa de químicos, heridas, quemadura, amputaciones, dolores en las articulaciones y deformaciones óseas.

A nivel social y moral: deterioro de la calidad del capital humano, baja calidad de vida, pobreza, pobreza extrema, vulnerabilidad, profundiza la desigualdad, viola los derechos humanos fundamentales, impide o limita el adecuado proceso educativo, se enfrentan a un ambiente adulto y, a veces, hostil y puede generar traumas y problemas de adaptación social.

A nivel psicológico: al ingresar al mundo laboral a una temprana edad, hace que se relacionen con personas que no pertenecen a su grupo de pares, lo que involucra un efecto en la socialización de los infantes y en su proceso de construcción de la identidad. Esto generaría apatía, precocidad, emancipación prematura y hostilidad. También se puede dar un acelerado proceso de maduración, daños permanentes en su personalidad y pérdida de autoestima.

A nivel económico: provoca bajo crecimiento económico, crecimiento sin equidad, pérdida en promedio de dos años de escolaridad, que a largo plazo significa un 20% menos de salario durante toda su vida adulta, pérdida de poder adquisitivo e incidencia negativa en el PIB.

Implicaciones legales del trabajo infantil

La abogada Paredes inició su intervención hablando de la Convención sobre los Derechos del Niño, que consagra el derecho de las niñas y niños a estar protegidos contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación o que sea nocivo para su salud y para su desarrollo integral.

Conforme a lo establecido por la OIT, los trabajos realizados por niñas y niños con una edad por debajo de la edad mínima (14 años en Honduras) y los trabajos peligrosos llevados a cabo por cualquier persona menor de 18 años, configuran el trabajo infantil.

“Cuando decimos ¡no al trabajo infantil!, cuando hacemos campañas y el gobierno trabaja en la erradicación del trabajo infantil, estamos hablando de este tipo de trabajos que son peligrosos y que no le permiten al niño asistir a sus procesos educativos. Es importante que tengamos claro que no nos estamos oponiendo a que los niños puedan realizar trabajos ligeros o que los niños mayores de 14 años puedan realizar algún tipo de labores, a lo que nos oponemos es al trabajo de niños menores de 14 años y trabajos peligrosos realizados por niños menores de 18 años”.

La mayoría de niños que trabajan se ubican en el área rural, “el 66.8% están realizando trabajos en la agricultura, expuestos pesticidas o levantando cargas muy pesadas que dañan su estructura ósea”, dijo la fiscal.

Paredes mencionó que hay un listado sobre las peores formas de trabajo y cuáles son los trabajos peligrosos, por lo que constantemente la Secretaría de Trabajo realiza inspecciones para evitar que nuestra niñez se exponga y que la Fiscalía de la Niñez cumpla con su deber de velar por los derechos de los infantes.

Las consultas de los participantes se orientaron en cómo la población se puede sumar para erradicar el trabajo infantil y expusieron casos como los trabajos familiares o domésticos, a los que la abogada explicó que se califican como “explotación económica”.

Paredes argumentó que la lucha por erradicar el trabajo infantil no solo es responsabilidad del Estado, sino también de la sociedad en general y de los padres de familia en particular.

Enlace al Webinar

https://www.facebook.com/ciudadmujerhn/videos/1431494127034710/

Ciudad Mujer busca contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres en Honduras en las áreas de autonomía económica, atención a la violencia, salud sexual y reproductiva, educación comunitaria, y otras afines, mediante una red de servicios ofrecidos de manera integral por las instituciones públicas competentes.

¡Solo faltas tu!

Logo Ciudad Mujer Honduras